Karate

El  Karate  esta formado por una serie de técnicas, con un ritmo, coordinación, velocidad, etc. Que se aplican a las más diversas formas de ataques. Literalmente, Karate, significa Kara (Vacío), Te (Mano), Do (Camino), el Camino de las Manos Vacía, O Karate Do, El dominio de sí mismo. Así junto al Do (camino) que le une con la intención de disciplina, a las restantes Artes Marciales o Budos, los términos Kara (Vacío) y Te (Mano)  tienen un significado que va más allá de la mera idea de (Mano Vacía), como sinónimo de lucha sin armas, para introducirnos dentro de la presunción del estado de ánimo necesario para su práctica, con la liberación mental sobre el mundo exterior imprescindible para mantener un vacío de egoísmo y maldad.

Nuestra práctica de Karate consiste en el máximo aprovechamiento de la fuerza e inercia del ataque de nuestro adversario, armonizándose con su movimiento y neutralizándolo basándose  en el principio general de "Budo". Para la realización de una técnica es vital una función coordinada, fluida, espontánea y natural del cuerpo, la respiración y el espíritu.

Nuestra forma de Karate está formado por una serie de técnicas, con un ritmo, coordinación y velocidad que se aplican a las más diversas formas de ataques. Sin embargo las innumerables técnicas que surgen de la aplicación contra esa variedad de ataques, obedecen a una sencilla ley que se llama  "Irimi" o "Taisabaki": "Armonización a través de la unión y la esquiva".

El Karate Do de la Escuela Kyudokan Dojo combina un abanico muy amplio de métodos de mano vacía, algunos de ellos enfocados a la Defensa Personal, junto a prácticas basadas en el Kobudo, como una rama más de nuestra práctica de Karate. Esta parte se centra en un trabajo muy enriquecedor con armas, tales como:

  • El Nunchaku
  • El  Bo (o palo largo de 1,80 cm)
  • El Tanto (o cuchillo)
  • El Bokken (espada de madera)

Nuestra práctica de Karate no solo la pueden practicar jóvenes sino también personas mayores no habituadas al ejercicio físico, hombres y  mujeres de cualquier edad, y niños/as a partir de 4 años, ya que está exenta de violencia y no está enfocada a la competición.